DERECHO MINERO 15 DE MARZO DE 2005


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "DERECHO MINERO 15 DE MARZO DE 2005"

Transcripción

1 DERECHO MINERO 15 DE MARZO DE 2005 Fundamentos: - Artículo 19º Nº 24 - Ley Orgánica Constitucional sobre concesiones mineras - Código de Minería - Reglamento del Código de Minería Al iniciar el estudio del Derecho Minero se deben considerar 3 instituciones fundamentales: 1) Dominio (no siempre es del Estado) 2) Procedimiento Concesional Minero 3) Derechos y obligaciones de los mineros (principal obligación es pagar la patente y no explotar la mina). ARTICULO 19 N 24 C.P.R. La constitución asegura a todas las personas: El derecho de propiedad en sus diversas especies sobre toda clase de bienes corporales o incorporales. Sólo la ley puede establecer el modo de adquirir la propiedad, de usar, gozar y disponer de ella y las limitaciones y obligaciones que deriven de su función social. Esta comprende cuanto exijan los intereses generales de la Nación, la seguridad nacional, la utilidad y la salubridad públicas y la conservación del patrimonio ambiental. Nadie puede, en caso alguno, ser privado de su propiedad, del bien sobre que recae o de alguno de los atributos o facultades esenciales del dominio, sino en virtud de ley general o especial que autorice la expropiación por causa de utilidad pública o de interés nacional, calificada por el legislador. El expropiado podrá reclamar de la legalidad del acto expropiatorio ante los tribunales ordinarios y tendrá siempre derecho a indemnización por el daño patrimonial efectivamente causado, la que se fijará de común acuerdo o en sentencia dictada conforme a derecho por dichos tribunales. A falta de acuerdo, la indemnización deberá ser pagada en dinero efectivo al contado. La toma de posesión material del bien expropiado tendrá lugar previo pago del total de la indemnización, la que, a falta de acuerdo, será determinada provisionalmente por peritos en la forma que señale la ley. En caso de reclamo acerca de la procedencia de la expropiación, el juez podrá, con el mérito de los antecedentes que se invoquen, decretar la suspensión de la toma de posesión. El Estado tiene el dominio absoluto, exclusivo, inalienable e imprescriptible de todas las minas, comprendiéndose en éstas las covaderas, las arenas metalíferas, los salares, los depósitos de carbón e hidrocarburos y las demás sustancias fósiles, con excepción de las arcillas superficiales, no obstante la propiedad de las personas naturales o jurídicas sobre los terrenos en cuyas entrañas estuvieren situadas. Los predios superficiales estarán sujetos a las obligaciones y limitaciones que la ley señale para facilitar la exploración, la explotación y el beneficio de dichas minas. Corresponde a la ley determinar qué sustancias de aquellas a que se refiere el inciso precedente, exceptuados los hidrocarburos líquidos o gaseosos, pueden ser objeto de concesiones de exploración o de explotación. Dichas concesiones se constituirán siempre por resolución judicial y tendrán la duración, conferirán los derechos e impondrán las obligaciones que la ley exprese, la que tendrá el carácter de orgánica constitucional. La concesión minera obliga al dueño a desarrollar la actividad necesaria para satisfacer el interés público que justifica su otorgamiento. Su régimen de amparo será establecido por dicha ley, tenderá directa o indirectamente a obtener el cumplimiento de esa obligación y contemplará causales de caducidad para el caso de incumplimiento o de simple extinción del dominio sobre la concesión. En todo caso dichas causales y sus efectos deben estar establecidos al momento de otorgarse la concesión. Será de competencia exclusiva de los tribunales ordinarios de justicia declarar la extinción de tales concesiones. Las controversias que se produzcan respecto de la caducidad o extinción del dominio

2 UNIVERSIDAD BERNARDO 2 O HIGGINS sobre la concesión serán resueltas por ellos; y en caso de caducidad, el afectado podrá requerir de la justicia la declaración de subsistencia de su derecho. El dominio del titular sobre su concesión minera está protegido por la garantía constitucional de que trata este número. La exploración, la explotación o el beneficio de los yacimientos que contengan sustancias no susceptibles de concesión, podrán ejecutarse directamente por el Estado o por sus empresas, o por medio de concesiones administrativas o de contratos especiales de operación, con los requisitos y bajo las condiciones que el Presidente de la República fije, para cada caso, por decreto supremo. Esta norma se aplicará también a los yacimientos de cualquier especie existente en las aguas marítimas sometidas a la jurisdicción nacional y a los situados, en todo o en parte, en zonas que, conforme a la ley, se determinen como de importancia para la seguridad nacional. El Presidente de la República podrá poner término, en cualquier tiempo, sin expresión de causa y con la indemnización que corresponda, a las concesiones administrativas o a los contratos de operación relativos a explotaciones ubicadas en zonas declaradas de importancia para la seguridad nacional. Los derechos de los particulares sobre las aguas, reconocidos o constituidos en conformidad a la ley, otorgarán a sus titulares la propiedad sobre ellos. El inciso sexto resulta un texto clave para entender el dominio de las minas. Estado Dueño Absoluto Exclusivo Inalienable Imprescriptible De todas las minas entendidas como los yacimientos mineros y las sustancias minerales que se encuentren depositadas en él. Absoluto: sólo el Estado Exclusivo: un solo dueño Inalienable: no se puede transferir el dominio, sólo el uso. Imprescriptible: no cabe la posibilidad que una persona ajena al Estado como tal, llegue a ser dueño de una mina. No se pueden adquirir por prescripción. Esta norma data de las modificaciones que se introdujeron el año 1971 a la Constitución Política de Con ello quedo de manifiesto que si bien los mineros tenían derechos sobre los minerales y por ende el aprovechamiento de la sustancia, los yacimientos en sí son propiedad del Estado. La primera norma mineral que se dicta en nuestro país está en el Artículo 591º del Código Civil que señala: ARTICULO 591º Código Civil El estado es dueño de todas las minas de oro, plata, cobre, azogue, estaño, piedras preciosas, y demás substancias fósiles, no obstante el dominio de las corporaciones o de los particulares sobre la superficie de la tierra en cuyas entrañas estuvieren situadas. Pero se concede a los particulares la facultad de catar y cavar en tierras de cualquier dominio para buscar las minas a que se refiere el precedente inciso, la de labrar y beneficiar dichas minas, y la de disponer de ellas como dueños, con los requisitos y bajo las reglas que prescribe el Código de Minería. El inciso primero tiene su origen en las Ordenanzas de las Cortes de Najera de 1138 En tanto, el inciso segundo tiene su origen en las Ordenanzas de Briviesca de 1387, ambas correspondientes a la legislación medieval española incorporada por don Andrés Bello a nuestra normativa jurídica. 2

3 UNIVERSIDAD BERNARDO 3 O HIGGINS Bello conoce esta normativa a partir de la Novísima Recopilación a la cual tuvo acceso. La regla general es que todas las minas pertenezcan al Estado. Sin embargo, hay ciertas excepciones en cuanto a sustancias minerales que no pertenecen al Estado y que están consideradas en la propia Constitución, entre las cuales estás las arcillas superficiales. Se entiende en este sentido aquella capa de tierra necesaria para el cultivo. (Jurisprudencia de la Corte Suprema de Concepción) Hay otras sustancias que igualmente quedaron fuera de este dominio y que por lo tanto se regulan por las normas del derecho común: - Las salinas artificiales - Las arenas, rocas y demás materiales aplicables directamente a la construcción. En este mismo sentido, hay ciertas sustancias que desde el punto de vista de la mineralogía no pertenecen al reino mineral, sin embargo jurídicamente han sido consideradas como minerales y por lo tanto propiedad del Estado. Ejemplo: Las Covaderas (depósito de guano de ave) Los fósiles de igual forma, aún cuando nunca han sido minerales, para efectos jurídicos se consideran tales. Mismo caso para los hidrocarburos líquidos o gaseosos. Así, se entiende que el concepto minas es mucho más amplio de lo que parece. No importa quien sea el dueño del predio superficial. El Estado SIEMPRE lo será del subsuelo. La parte final del Nº 24 del Artículo en análisis establece que Los derechos de los particulares sobre las aguas, reconocidos o constituidos en conformidad a la ley, otorgarán a sus titulares la propiedad sobre ellos. Con esta norma, en principio, se está privilegiando la actividad minera y desde ese punto de vista se entrega a la ley la atribución de establecer limitaciones y obligaciones a la actividad minera respecto de estos predios. Exploración Explotación Beneficios Búsqueda Extracción Separación de materiales (lo bueno de lo malo) Quien determina la aplicación de estos factores es la Ley Orgánica constitucional sobre Concesiones Mineras (18.097), a través de servidumbres mineras; sin que ello constituya necesariamente limitar el derecho al dueño del predio superficial. Hay que tener presente que el portador de una concesión minera no tiene la atribución de penetrar, por ese solo hecho, en la propiedad de un tercero para ejercer el derecho de explotación. Esta autorización debe ser otorgada por el Juez y se estará a lo que en esa instancia se falle. Así, podría darse el caso que un portador de una concesión nunca pueda materializar el aprovechamiento de los recursos. Aún cuando la servidumbre se debiera constituir igual, ello se hará de la forma que menos se afecten los derechos del dueño del predio superficial. 3

4 UNIVERSIDAD BERNARDO 4 O HIGGINS 22 DE MARZO DE 2005 COVADERAS (Explicación de alumno) Son yacimientos de guano de aves marinas y su importancia está dada por la gran cantidad de minerales acumulados que contienen. Estas aves se encuentran protegidas por una ley a través del Servicio Agrícola y Ganadero. En ella se depositan 2 tipos de guano, rojo y blanco, y ambos contienen nitrato, potasio y fósforo. Este material es usado particularmente como fertilizante. En 1943 son declarados reservas fiscales. El tipo de guano más útil para los fines de la covadera es el blanco., la reserva más importante es el pabellón de pica, distante a 96 kilómetros de Iquique. ARTICULO 19º Nº 24, inciso séptimo Corresponde a la ley determinar qué sustancias de aquellas a que se refiere el inciso precedente, exceptuados los hidrocarburos líquidos o gaseosos, pueden ser objeto de concesiones de exploración o de explotación. Dichas concesiones se constituirán siempre por resolución judicial y tendrán la duración, conferirán los derechos e impondrán las obligaciones que la ley exprese, la que tendrá el carácter de orgánica constitucional. La concesión minera obliga al dueño a desarrollar la actividad necesaria para satisfacer el interés público que justifica su otorgamiento. Su régimen de amparo será establecido por dicha ley, tenderá directa o indirectamente a obtener el cumplimiento de esa obligación y contemplará causales de caducidad para el caso de incumplimiento o de simple extinción del dominio sobre la concesión. En todo caso dichas causales y sus efectos deben estar establecidos al momento de otorgarse la concesión. Se hace referencia a una Ley Orgánica Constitucional ( de 1982) y en ella se encuentran definidas las sustancias que van a ser reguladas por el Estado. - Sustancias Metálicas - Sustancias No Metálicas - Covaderas - Fósiles - Hidrocarburos líquidos o gaseosos, etc. De estas sustancias se hace una clasificación entre aquellas concesibles y aquellas No concesibles. En el primer caso se encuentran aquellas que se aprovechan por medio de una concesión minera judicial (puede ser pedida por cualquier persona). Sin embargo, se han definido algunas sustancias como No concesibles a objeto de resguardar su explotación y para estos efectos su aprovechamiento es: - Directamente por el Estado - Empresas del Estado - Concesiones Administrativas - Contratos especiales de operaciones. Entre estas sustancias encontramos: a) Sustancias Minerales No Concesibles por Naturaleza: hidrocarburos líquidos o gaseosos y litio. b) Sustancias Minerales No Concesibles por Ubicación: cualquier otra sustancia mineral distinta a los hidrocarburos y al litio, pero que se encuentren UBICADAS EN LAS AGUAS MARITIMAS y que NO PUEDA accederse a ellas por túneles desde tierra. (19 Nº 24 inciso 10º se refiere a los minerales que se encuentran en el predio marino). 4

5 UNIVERSIDAD BERNARDO 5 O HIGGINS Esta norma es exclusiva para las aguas marítimas, razón por la cual las sustancias minerales que se encuentren bajo lagos u otra reserva de esta naturaleza, corresponde que sea considerada como concesible. Hay otro caso en que por ubicación, no tratándose de Litio o Hidrocarburos líquidos o gaseosos, se clasifican sustancias como No Concesibles. Corresponden a aquellas sustancias que se ubican en zonas que por ley han sido declaradas de seguridad nacional. (Ejemplo: zona fronteriza) La autorización en el caso de concesiones administrativas o contratos especiales de operaciones, se otorga por Decreto Supremo del Presidente de la República, quien además posee la facultad de ponerle término sin mediar causa, so pena de indemnizar. Si se hubiera otorgado una concesión con anterioridad a la declaración de seguridad nacional que afecta a un determinado territorio, ésta permanecerá afectando dicha restricción a aquellas nuevas solicitudes de concesión. Ello, sin perjuicio de lo ya señalado, en cuanto a la facultad del Presidente de la República de poner término a una concesión argumentando razones de seguridad nacional, previa indemnización si corresponde. Dentro de las sustancias concesibles que se pueden aprovechar pidiendo una concesión minera al Juez, encontramos: - Sustancias Metálicas - Sustancias No Metálicas - Salares - Covaderas - Carbón - Fósiles - Torio y Uranio - Desmontes, Escorias y Relaves - Sustancias Minerales en aguas marítimas a las que se puede acceder por túneles desde tierra. Desmontes: materias que se extraen con ocasión de excavaciones para la explotación, desde donde se puede obtener y aprovechar mineral. Escorias: son aquellos desechos que van quedando producto del beneficio a través de fuego. (resulta ser mineral de poca ley o menor valor). Relaves: son beneficios a través de vía húmeda (no por fuego) que van quedando depositados en estanques especiales. Todas estas figuras, al ser abandonadas pueden ser explotadas por cualquier individuo que pide una concesión minera respecto de ellos. Primer Aspecto La ley orgánica sobre esta materia, en virtud del mandato constitucional, hace algunas indicaciones en cuanto a que las sustancias minerales que se declaren concesibles, serán objeto de concesión minera de exploración o de explotación. Estas concesiones mineras como ya vimos, se obtienen a través de una resolución judicial con lo cual entendemos que la autoridad competente para conocer de esta materia son los Tribunales de Justicia. 5

6 UNIVERSIDAD BERNARDO 6 O HIGGINS La duración de las concesiones y causales de caducidad o extinción por mandato de la Constitución Política de la República, está entregada a la Ley Orgánica Constitucional. Segundo Aspecto En cuanto a la duración, la concesión de exploración es definida en el tiempo a un espacio de 2 años prorrogables a 2 años más (4 en total). Para obtener la prórroga es necesario cumplir determinados requisitos. La concesión minera de explotación o pertenencia, tiene una duración indefinida en el tiempo, siempre y cuando se cumplan las obligaciones que se poseen como concesionario. La tramitación de una concesión se inicia con un escrito. En el caso de la exploración se llama pedimento y en el caso de la explotación se llama manifestación. Estas solicitudes se inscriben en el conservador de minas. En el caso de Santiago, esta responsabilidad recae en un Notario, quien lleva 5 libros sobre esta materia: - Descubrimiento - Propiedad - Hipotecas y Gravámenes - Interdicciones y Prohibiciones - Accionistas Tercer Aspecto Un tercer aspecto que considera la Ley Orgánica Constitucional por mandato constitucional, está dado por la consecuencia del interés público que nace producto de una concesión minera. En este sentido, los actores que dispongan de esa concesión tendrán que desarrollar las actividades necesarias para estos efectos. Es lo que se conoce como obligación de amparo minero. Es la propia ley la que establece la forma en como se llegará al interés público comprometido, la que podría ser, por vía de amparo directo o indirecto. En el primer caso, resulta necesaria la inversión y el trabajo directamente en el suelo sujeto a la concesión unido al pago de la patente. En el segundo caso, resulta suficiente el pago de la patente con lo cual se estima estar cumpliendo con el resguardo del interés público comprometido. A falta de pago de patente, se produce un desamparo con lo cual se da pie a que se configure un juicio ejecutivo por parte del FISCO, cuyo procedimiento está regularizado en el Código de Minería. Artículo 19º Nº 24 inciso 8º Y 9º Será de competencia exclusiva de los tribunales ordinarios de justicia declarar la extinción de tales concesiones. Las controversias que se produzcan respecto de la caducidad o extinción del dominio sobre la concesión serán resueltas por ellos; y en caso de caducidad, el afectado podrá requerir de la justicia la declaración de subsistencia de su derecho. El dominio del titular sobre su concesión minera está protegido por la garantía constitucional de que trata este número. Todo lo referente a conflictos al que están sujetas las concesiones mineras, se regula por la misma Ley Orgánica Constitucional y deben ser resueltas por los Tribunales Ordinarios de Justicia. 6

7 UNIVERSIDAD BERNARDO 7 O HIGGINS De la concesión minera nace un derecho de aprovechamiento que se encuentra garantizado por el derecho de propiedad consagrado en la propia Constitución Política de la República en el Artículo 19º Nº 24. Acepciones al significado de Concesión Minera 29 DE MARZO DE 2005 a) Artículo 2º de la Ley Orgánica y el Artículo 2º del Código de Minería, vinculan la concesión minera como sinónimo de Derecho Real e Inmueble. b) Artículo 26º y 33º del Código de Minería, vincula el término concesión minera con terreno c) Artículo 95º inciso 1º del Código de Minería, nos entrega la idea de concesión minera como Título (sentencia constitutiva de la cual nace un derecho de aprovechamiento.) De acuerdo a estas 3 acepciones, y examinadas cada una de ellas, podemos concluir que el CONCEPTO CORRECTO ES EL CONTENIDO EN EL ART. 95. Si bien el Artículo no entrega directamente un concepto claro y específico de concesión minera, ello se desprende de un análisis a dicha norma. Esto por cuanto si se tratara de un Derecho Real como lo da a entender el Artículo 2º del mismo Código, tenemos que tener en cuenta que los derechos reales no se pueden anular, puesto que ello sólo cabe respecto de los actos y contratos. Por otro lado, el Artículo 95º parte diciendo que sólo son causales de nulidad de una concesión minera, entendiéndose de dicha afirmación que lo anulable es el título que otorga la concesión, situación que es perfectamente aplicable a la figura de la concesión minera que es otorgada por el Estado a través de una sentencia judicial. (Esto en relación además, con el tenor del Artículo 91º) Es entonces el título el que nos va a facultar para explotar o explorar un yacimiento minero. Concesión La concesión minera es un acto administrativo por medio del cual el Estado, previa sentencia judicial, crea, a favor de una persona, un derecho para aprovechar sustancias minerales concesibles, ya sea para exploración o explotación. En todo este procedimiento interviene el Juez por medio de la sentencia, en atención a que él forma parte de la administración del Estado (No se trata de resolver un asunto litigioso). Es por lo tanto, un acto propio de derecho público, que interesa al Estado en su calidad de dueño absoluto, exclusivo, inalienable e imprescriptible de todos los yacimientos mineros. En cuanto a la definición aportada por los Artículos 26 y 33, están más bien referidos a la divisibilidad física del terreno y no al derecho real en sí, puesto que este no se puede dividir como tal. Dimensiones del Yacimiento Minero ARTICULO 28ª C.M. La extensión territorial de la concesión minera configura un sólido cuya cara superior es, en el plano horizontal, un paralelogramo de ángulos rectos, y cuya profundidad es indefinida dentro de los planos verticales que lo limitan. El largo o el ancho del paralelogramo deberá tener orientación U.T.M. norte sur. (Universales, Transversales de Mercatos / es una medida que se utiliza en materia minera, en telecomunicaciones, en concesión de aguas, etc. En el caso de la 7

8 UNIVERSIDAD BERNARDO 8 O HIGGINS concesión minera permite una mayor certeza para establecer el lugar físico de un yacimiento con margen de error de 10 mts. Aproximadamente.) A voluntad del concesionario, los lados de la pertenencia, horizontalmente, medirán cien metros como mínimo o múltiplos de cien metros; y los de la concesión de exploración, también horizontalmente, medirán mil metros como mínimo o múltiplos de mil metros. La cara superior de la pertenencia no podrá comprender más de diez hectáreas; ni más de cinco mil hectáreas, la de la concesión de exploración. De acuerdo a este texto hay que distinguir si se trata de una concesión minera de exploración o bien de una pertenencia o concesión de explotación. En cuanto a la forma: - Sólido - Paralelogramo de ángulos rectos - Indefinido Esto indica que la forma física de una concesión minera es una pirámide invertida. Centro de la Tierra Por tratarse de un paralelogramo de ángulos rectos, SIEMPRE la concesión minera tendrá la forma superficial de un cuadrado o un rectángulo. (a objeto de aprovechar mejor los espacios) Dos de sus lados deben tener orientación Norte Sur. (7 dígitos Norte y Sur; 6 dígitos Este y Oeste) NO Lados de la Concesión Minera Hay que distinguir entre exploración o explotación: a) Concesión minera de exploración los lados deben medir como mínimo 1000 metros o múltiplos de 1000 metros. 8

9 UNIVERSIDAD BERNARDO 9 O HIGGINS NO Si los lados corresponden a 1000 metros por lado, tenemos que la concesión como mínimo va a medir 1000 hectáreas. El máximo que puede tener en el plano horizontal la cabida de una concesión minera son 5000 hectáreas. b) Concesión minera de explotación los lados pueden ser de 100 metros o múltiplos de Ello nos lleva a deducir que la cabida mínima de una pertenencia o concesión de explotación es de 1 hectárea y el máximo es de 10 hectáreas. Para esto hay que relacionar el Artículo 28 con el 44 Nº 4 del código de Minería. Ello, porque si se quisiera cubrir la superficie superior a 10, se puede pedir un grupo de pertenencias, las cuales no pueden exceder de 1000 hectáreas. Ejemplo: puedo pedir en un solo escrito, como grupo, 100 pertenencias de 10 hectáreas cada una, lo que da un total de 1000 hectáreas y así me mantengo dentro de la norma. Hay que tener presente que hay 4 principios rectores referentes al procedimiento concesional: a) Principio de la Exclusividad: consiste en que en un terreno determinado sólo puede haber un título que permite aprovechar sustancias minerales concesibles. ARTICULO 27º C.M. Sobre las sustancias concesibles existentes en terrenos cubiertos por una concesión minera no puede constituirse otra. El juez velará por la observancia de esta prohibición. La razón de esto es que en un mismo terreno se aprovechan todas las sustancias mineras existentes bajo un mismo título y no se otorga un título para cada tipo de sustancia. Toda circunstancia que pudiera dar origen a una comunidad de derecho minero se transforma en una sociedad legal minera y todos sus estatutos y regulación están contenidos en el Código de Minería. 9

10 UNIVERSIDAD BERNARDO 10 O HIGGINS La exclusividad, además, está garantizada constitucionalmente en el Artículo 19º Nº 24. b) Principio de la Preferencia: Este principio está relacionado con las fechas en que se está presentando un pedimento y cuando una manifestación, según el tipo de concesión minera que se pretende constituir. ARTICULO 41º inciso primero C.M. Tendrá preferencia para constituir la pertenencia quien primero presente la manifestación. ARTICULO 47º C.M. El Secretario del juzgado pondrá en el pedimento o en la manifestación certificado del día y hora de su presentación al juzgado; tomará nota en un registro numerado que llevará al efecto, y dará recibo a la persona que lo hubiere presentado, si se lo pide. ARTICULO 35º C.M. El procedimiento de constitución de la concesión minera se inicia con un escrito que para la concesión de exploración se denomina pedimento y, para la de explotación, manifestación. OBSERVACION: Pedimento y Manifestación NO son sinónimo de Concesión Minera, puesto que los primeros términos sólo hacen referencia a los escritos y la Concesión es el título que se obtiene, en virtud del cual nace el derecho de explotación o exploración. c) Principio de la Publicidad: La idea de este principio es que la información respecto a lo que está ocurriendo en materia de concesiones mineras sea de público conocimiento. Esto se materializa por medio de tres formas: o Boletín Oficial de Minería (Art. 238) o Inscripciones en el Conservador de Minas (no necesariamente es el mismo Conservador de Bienes Raíces) Este Conservador de Minas lleva 5 registros y está regulado en los Artículos 99 al 105. Descubrimiento Propiedad Hipotecas y Gravámenes Prohibiciones e Interdicciones Registro de Accionistas o La tercera es una vía exclusiva de publicidad que se puede llegar a dar en la tramitación de una concesión de explotación. ARTICULO 83º C.M. Si el informe del Servicio señala que se ha producido alguna de las situaciones a que se refiere el artículo 80 (en el caso que hayan superposiciones) el juez ordenará que, dentro del plazo de treinta días, contado desde la fecha de la resolución respectiva, el interesado publique, en extracto redactado por el secretario, la circunstancia de que el Servicio ha informado sobre dicha situación, las coordenadas U.T.M. de los vértices, tanto de las pertenencias del interesado como de las del o los afectados, el nombre de unas y otras, el del interesado y, en lo posible, el del o los afectados. Una vez efectuada la publicación, su contenido deberá notificarse a la persona o personas a cuyo nombre figuren inscritas las pertenencias en el correspondiente Registro del Conservador de Minas. La notificación se practicará personalmente, con arreglo al Título VI del Libro Primero del Código de Procedimiento Civil. 10

11 UNIVERSIDAD BERNARDO 11 O HIGGINS En el caso que haya superposiciones se podría llegar a producir un juicio de oposición a la mensura o de oposición a la constitución de pertenencia a objeto de evitar que se llegue a constituir la concesión minera, por estar superpuesta. El legislador, a través de la Ley de 1998, agregó esta tercera vía de publicidad y estableció que una vez efectuada la publicación, el contenido debe notificarse a la persona o personas a cuyo nombre figuren inscritas las pertenencias en el correspondiente registro del Conservador de Minas. d) Principio de la Certeza Técnica: Está relacionado justamente con aspectos técnicos y las llamadas coordenadas UTM. La idea del legislador es precisar el lugar físico exacto donde se ubica un yacimiento minero. El sistema de coordenadas Universales Transversales de Mercatos consiste en que, dividida la franja territorial, un punto está a la misma distancia de otro. Ejemplo: Misma Distancia Punto Medio o de Interés La certeza técnica está estrechamente ligada con el principio de la exclusividad o preferencia. Reglas Comunes a todo Procedimiento Se aplican tanto a una concesión de exploración como explotación o pertenencia. PRIMERA REGLA En relación con el procedimiento aplicable ARTICULO 34º C.M. Las concesiones mineras se constituyen por resolución judicial dictada en un procedimiento no contencioso, sin intervención decisoria alguna de otra autoridad o persona. Al procedimiento de constitución de la concesión minera no le será aplicable lo dispuesto en los artículos 92 y 823 del Código de Procedimiento Civil, y toda cuestión que se suscite durante su tramitación se substanciará en juicio separado, sin suspender su curso. El juez, de oficio, podrá corregir los errores que observe en la tramitación, salvo que se trate de actuaciones viciadas en razón de haberse realizado éstas fuera del plazo fatal indicado por la ley. 11

12 UNIVERSIDAD BERNARDO 12 O HIGGINS Lo dispuesto en el inciso anterior es sin perjuicio de lo establecido en los artículos 61 a 70 y en el artículo 84. Se trata entonces de un procedimiento no contencioso sino que voluntario, que finaliza con una sentencia del Juez sin que intervenga alguna otra autoridad o persona. Según el inciso segundo este procedimiento no admite suspensión ni acumulación de autos. Cualquier conflicto que se suscite se debe resolver en juicio separado, de tal manera que no afecta el curso regular de la tramitación de la concesión que se trate. Sin embargo, esta regla admite excepciones y aún podría transformarse en contencioso un procedimiento que por regla general es voluntario. Ello, se da según lo señala el inciso tercero en una tramitación de pertenencia minera o también llamada concesión de explotación. Este procedimiento se formaliza mediante la Oposición y se da en 2 situaciones: a) Oposición a la solicitud de mensura. En este caso el Juez resuelve si se otorga o se rechaza. (en este caso se defiende la preferencia). ARTICULO 61º C.M. Podrá deducirse oposición a la petición de mensura dentro del plazo de treinta días, contado desde la fecha de la publicación a que se refiere el inciso final del artículo anterior. (el Juez encuentra todo conforme y dispone publicación) La oposición sólo podrá fundarse: 1º En que se pretende mensurar sobre un terreno comprendido en un pedimento o en una concesión para explorar. Sólo podrá ejercer esta acción aquél cuyo pedimento haya sido presentado con anterioridad a la fecha en que haya sido o se tenga por presentada la manifestación de la pertenencia que se pretende mensurar. La oposición será rechazada de plano si no se funda en un pedimento cuya fecha de presentación haya sido anterior o no se acompaña a ella copia auténtica de dicho pedimento, y, en su caso, además, copia auténtica de la solicitud de sentencia o de la sentencia misma o de la resolución que acogió la prórroga del plazo de la concesión. La oposición será rechazada del mismo modo, si no se acompaña en ella un croquis, firmado por un ingeniero o perito de aquellos a que se refiere el inciso segundo del artículo 71, que represente la colisión de los derechos y las pretensiones de ambas partes en el terreno. 2º En el derecho preferente para mensurar en virtud de una manifestación cuya fecha de presentación haya sido o se tenga por anterior. La oposición será rechazada de plano si no se funda en una manifestación cuya fecha de presentación haya sido o se tenga por anterior, o no viene acompañada de copia auténtica de dicha manifestación. La oposición será rechazada del mismo modo, si no se acompaña a ella un croquis, firmado por un ingeniero o perito de aquellos a que se refiere el inciso segundo del artículo 71, que represente la colisión de las pretensiones de ambas partes en el terreno. Obligación del Opositor ARTICULO 62º C.M. Si un manifestante de fecha anterior, o que se tenga por anterior, se opone a la mensura solicitada por otro de fecha posterior, deberá pedir en su escrito de oposición, y con arreglo a lo dispuesto en los incisos segundo y tercero del artículo 59, la mensura de su pertenencia o pertenencias. El juez examinará la solicitud de mensura del opositor y los antecedentes acompañados a ella, y encontrando ambos conforme, mandará publicarla. En la misma resolución dejará testimonio de la fecha en que se haya presentado o se tenga por presentada la manifestación. Para efectuar la publicación se dará copia de la solicitud y su proveído. 12

13 UNIVERSIDAD BERNARDO 13 O HIGGINS Si de ese examen aparece que ha dejado de cumplirse algún requisito, se procederá, según el caso, de acuerdo con lo establecido en los incisos segundo, tercero y cuarto del artículo 60. La publicación a que se refiere el inciso segundo se hará conforme a lo dispuesto en los incisos cuarto y final del mencionado artículo 60. La resolución que ordena publicar la solicitud de mensura del opositor dispondrá, asimismo, que copia de ella y de los documentos acompañados sean enviados al Servicio, junto con copia de iguales antecedentes relativos al demandado. Qué para si opositor ya ha pedido mensura ARTICULO 63º C.M. El manifestante de fecha anterior o que se tenga por anterior, que ha pedido ya su mensura, debe también oponerse a la mensura solicitada antes por otro. En el mismo escrito de oposición, pedirá que se ordene la acumulación de su expediente de manifestación al del demandado. El juez ordenará la publicación de la solicitud de mensura del opositor, si ésta no ha sido efectuada, y dispondrá la remisión al Servicio de copia de la referida solicitud y de los documentos acompañados junto con copia de iguales antecedentes relativos al demandado. ARTICULO 64º C.M. En el mismo expediente en que se hubiere pedido mensura deberá presentarse el escrito de oposición a ella; en éste, el opositor deberá, además, solicitar su propia mensura o la acumulación de autos a que se refiere el artículo anterior, en su caso. Si fueran varias las oposiciones formuladas por la causal segunda del artículo 61 contra una solicitud de mensura, o si la solicitud de mensura de uno o más de estos opositores se hiciere, a su vez, oposición, el juez se pronunciará sobre todas ellas en una misma sentencia, con arreglo a lo dispuesto en el inciso segundo del artículo 69. ARTICULO 65º C.M. Si un manifestante de fecha posterior pide la mensura con anterioridad al manifestante de fecha anterior o que se tenga por anterior, éste perderá, en beneficio de aquél, la preferencia para mensurar, si no deduce oposición oportunamente. El titular de un pedimento o de una concesión de exploración, de fechas anteriores, que no deduzca oportunamente la acción del número primero del artículo 61, perderá los derechos emanados de su pedimento o concesión, respecto de los terrenos sobre los cuales se llegue a constituir pertenencia por quien debió haber sido demandado. ARTICULO 66º C.M. El manifestante de fecha anterior o que se tenga por anterior, podrá oponerse a la solicitud de mensura de un manifestante de fecha posterior, aún cuando la solicitud de mensura de aquél haya sido presentada antes que la de este último. En este caso, el opositor deberá, además, cumplir con lo dispuesto en el artículo 63. En igual situación, el manifestante de fecha anterior o que se tenga por anterior, podrá optar por hacer presente, en el expediente del manifestante de fecha posterior, su calidad de tal, respecto de todo o parte de los terrenos abarcados por la solicitud de mensura de este último. ARTICULO 67º C.M. Si un manifestante de fecha anterior o que se tenga por anterior deduce acción de oposición invocando la causal segunda del artículo 61, y su oposición fuera rechazada, no podrá hacer valer posteriormente la acción de nulidad de los números seis o siete, en su caso, del artículo 95. Única defensa del demandado en la mensura ARTICULO 68º C.M. Todas las oposiciones a que se refiere el artículo 61 se tramitarán con arreglo al procedimiento señalado en el artículo 233. En el juicio se tendrá por demandante al opositor, y sólo será admisible como única defensa del demandado la de que su solicitud de 13

14 UNIVERSIDAD BERNARDO 14 O HIGGINS mensura no abarca los terrenos comprendidos en el pedimento, en la concesión de exploración o en la solicitud de mensura en que se funda la acción. Cualquiera otra defensa y toda excepción perentoria que puedan corresponder al demandado sólo podrán hacerse valer por éste, como acciones, en juicio separado. La sentencia definitiva que resuelva la oposición será apelable en ambos efectos. Obligación de las partes en el juicio de oposición ARTICULO 70º C.M. Desde que quede presentada una demanda de oposición conforme al artículo 61, y hasta que quede ejecutoriada la correspondiente sentencia, las partes no podrán paralizar el juicio por más de tres meses. Si transcurre este término sin que alguna de ellas practique cualquiera diligencia útil destinada a dar curso progresivo a los autos, cualquiera persona podrá solicitar que se declare, con sólo el mérito del certificado del secretario, la caducidad de los derechos de ambas partes, y que se ordene cancelar las inscripciones respectivas. Con todo, la caducidad no afectará en caso alguno la concesión para explorar y a la pertenencia, ya constituidas. Desde que quede ejecutoriada la sentencia que pone término al juicio de oposición, y hasta que se dicte la respectiva sentencia constitutiva, ninguno de los que fueron parte en él y haya obtenido el reconocimiento del derecho a mensurar, podrá paralizar por más de tres meses los trámites de constitución de su pertenencia o pertenencias. Si transcurre este término sin que el respectivo interesado practique alguna diligencia útil destinada a ese efecto, cualquiera persona podrá solicitar que se declare la caducidad a que se refiere el inciso anterior, en la forma y con los alcances allí indicados. Cualquier interesado podrá pedir que se notifique al ingeniero o perito para que entregue el acta y plano al juez, para lo cual dicho ingeniero o perito tendrá el plazo que el tribunal señale. Mientras no se haga uso del derecho a pedir la caducidad, podrá en cualquier tiempo continuarse la tramitación; pero el derecho a pedir la caducidad por la paralización ya producida subsistirá hasta que quede ejecutoriada la sentencia que puso término al juicio o se dicte la sentencia constitutiva, en su caso. Contra la sentencia que se pronuncie acerca de la caducidad procederán los mismos recursos que contra una sentencia definitiva. La apelación en contra de la sentencia que deseche la solicitud de caducidad se concederá en el solo efecto devolutivo. b) Oposición a la mensura u oposición a la constitución de pertenencia. (en este caso se defiende la exclusividad) ARTICULO 84º C.M. Cada uno de los afectados podrá, dentro del plazo de sesenta días, contado desde la fecha de la notificación a que se refiere el artículo anterior, presentarse en el expediente del interesado oponiéndose a la constitución de la pertenencia o pertenencias de éste. La oposición será rechazada de plano, si no se acompaña a ella copia auténtica de la solicitud de mensura o del acta de mensura, en su caso, y del plano respectivo, si la ley, en su oportunidad, hubiere hecho obligatorio levantarlo. La oposición se tramitará con arreglo al procedimiento señalado en el artículo 233, y se tendrá al opositor por demandante. El informe del Servicio servirá de base de presunción judicial, y corresponderá al demandado probar que el terreno abarcado por la mensura de sus pertenencias no se encuentra en todo o parte ocupado por la o las pertenencias del opositor o, en su caso, que se han extinguido los derechos de las partes al terreno en que se ha alegado la preferencia. En este juicio al demandado le será aplicable lo dispuesto en el artículo 70. (Cada 30 días gestiones útiles) 14

15 UNIVERSIDAD BERNARDO 15 O HIGGINS Ejecutoriada la sentencia que rechace la demanda en todas sus partes, se dictará la sentencia constitutiva de la pertenencia del demandado. La sentencia que acoja en parte la demanda, determinará el terreno sobre el que podrá volver a mensurar el demandado. La sentencia que acoja la demanda en todas sus partes, declarará extinguidos los derechos del interesado y ordenará cancelar las correspondientes inscripciones. El afectado que haga uso de la acción de este artículo, no podrá hacer valer posteriormente la acción de nulidad del número 6º o del número 7º, en su caso, del artículo 95. Se deduce por lo tanto, que la concesión de exploración nunca va a ser considerada contenciosa. La regla general para resolver las contiendas en materia de minas es el procedimiento sumario. SEGUNDA REGLA Juez Competente ARTICULO 37º C.M. Será competente para intervenir en la gestión de constitución de las concesiones el juez de letras en lo civil que tenga jurisdicción sobre el lugar en que esté ubicado el punto medio señalado en el pedimento, o el punto de interés indicado en la manifestación. - Es el Juzgado de Letras en lo civil que tenga jurisdicción - Este artículo está en relación con el ARTICULO 46º El terreno pedido o el manifestado es el comprendido dentro de un cuadrado trazado imaginariamente en el plano horizontal, cuyas diagonales se cortan en el punto medio o en el punto de interés, en su caso, y cuyo perímetro encierra exactamente la superficie pedida o la manifestada, en su totalidad. Dos de los lados de este cuadrado tienen orientación U.T.M. norte sur. Sin embargo, el peticionario o el manifestante podrá optar porque el terreno pedido o el manifestado sea el comprendido en un rectángulo, trazado imaginariamente en el plano horizontal, cuyas diagonales se corten en el punto medio o en el punto de interés, en su caso. Para estos efectos, señalará en el pedimento o en la manifestación la longitud de sus lados y cuáles de éstos tendrán la orientación U.T.M. norte sur. El largo y el ancho no podrán tener una relación superior de cinco a uno. - El Juez que tenga jurisdicción en el punto de interés o punto medio es el competente para conocer estos asuntos. - La regla de distribución de causa en esta gestión voluntaria es de acuerdo al turno. - El juez que conozca en principio, conocerá en todo lo sucesivo. Vale decir se produce la radicación de autos. ARTICULO 231º El juez de letras en lo civil en cuyo territorio jurisdiccional se encuentra ubicado el punto medio señalado en el pedimento o el punto de interés indicado en la manifestación, es competente para conocer de todo asunto, contencioso o no contencioso, atinente al pedimento, la manifestación, la concesión de exploración o la pertenencia. TERCERA REGLA Validez del Pedimento o de la Manifestación ARTICULO 38º C.M. El error en que se incurra al presentar pedimento o manifestación ante un juez que sea incompetente en razón del territorio, no afectará su validez, siempre que en el punto medio 15

16 UNIVERSIDAD BERNARDO 16 O HIGGINS indicado en el pedimento o en el punto de interés señalado en la manifestación, los respectivos territorios jurisdiccionales no estén clara y debidamente deslindados por líneas naturales u ostensibles. Qué ocurre si el Juez que es incompetente otorga la concesión cuando los territorios jurisdiccionales están clara y debidamente deslindados? - Según lo que establece esta norma, si el Juez, habiéndose cumplido con todos los requisitos y por desconocimiento de aspectos técnicos que él no posee, igualmente otorga la concesión, no daría pie para que un tercero en forma posterior alegue la nulidad. Sin embargo, si en algún momento de la tramitación se hizo presente que no le correspondía a él pronunciarse sobre la concesión por no encontrarse dentro de su jurisdicción, daría pie a que en forma posterior alguien alegue y en ese caso será la Corte quien se pronunciará si acoge o rechaza la concesión. CUARTA REGLA Agencia Oficiosa ARTICULO 39º C.M. Cualquiera podrá pedir o manifestar a nombre de otro aunque no sea su mandatario y sin que deba sujetarse a las disposiciones del inciso tercero del artículo 6º del Código de Procedimiento Civil; sin perjuicio de que el interesado deberá ratificar ante el secretario lo obrado por el agente, dentro del plazo de treinta días, contado desde la presentación del pedimento o la manifestación. (Son días corridos) QUINTA REGLA Patrocinio de Abogado ARTICULO 36º C.M. No será necesario designar abogado patrocinante ni conferir mandato judicial en el pedimento, la manifestación y el escrito en que se subsanen los defectos a que se refiere el inciso primero del artículo 49, sin perjuicio de cumplirse tales exigencias en la primera presentación posterior a aquéllas. SEXTA REGLA Días y Plazos ARTICULO 236º C.M. Los plazos de días que se refieren a actuaciones judiciales en asuntos contenciosos promovidos con arreglo a este Código, se entenderán suspendidos durante los días feriados. (a contrario sensu, los plazos en asuntos voluntarios se cuentan de corrido. Valen los feriados, los domingos y el feriado legal.) ARTICULO 237º C.M. Son fatales los plazos de que trata este código, cuando al establecerlos se emplean las palabras en o dentro de. La mayor parte de los plazos de la concesión los establece la propia ley. 16

17 SEPTIMA REGLA UNIVERSIDAD BERNARDO 17 O HIGGINS Pedimento y Manifestación ATENCION! NO SON SINONIMOS de concesión minera. Es solamente el escrito en virtud del cual se solicita la concesión. ARTICULO 35º C.M. El procedimiento de constitución de la concesión minera se inicia con un escrito que para la concesión de exploración se denomina pedimento y, para la de explotación, manifestación. OCTAVA REGLA Publicidad Durante la tramitación de la concesión minera de exploración y explotación deben hacerse publicaciones e inscripciones en el Boletín Oficial de Minería y en el Conservador de Minería respectivamente. (Se agrega la publicación que se efectúa en virtud de la oposición a la mensura) NOVENA REGLA Preferencia La tiene quien primero presente el pedimento o manifestación (fecha y hora es importante). En el caso que la manifestación se presente haciendo uso del derecho que da una concesión de exploración previa, el legislador contempla la figura del Artículo 41º inciso primero C.M. Tendrá preferencia para constituir la pertenencia quien primero presente la manifestación. FASES DE EXPLORACION FASES DE EXPLOTACION I.- Pedimento y Obligaciones Posteriores Artículo 43º El pedimento deberá señalar: 1º El nombre, la nacionalidad y el domicilio del peticionario, y, en su caso, también los de la persona que haga el pedimento en nombre de otra. Si se trata de personas naturales se indicará además, su profesión u oficio y estado civil; 2º Las coordenadas geográficas o las UTM que correspondan al punto medio de la cara superior de la concesión pedida, con precisión de segundo o de diez metros, respectivamente; 3º El nombre que se da a la concesión de exploración que se solicita, y 4º La superficie expresada en hectáreas, que se desea comprenda la cara superior de la concesión. Su superficie no podrá exceder de cinco mil hectáreas. En cada pedimento sólo podrá solicitarse una concesión de exploración. I.- Manifestación y Obligaciones Posteriores Se aplican las mismas reglas del Artículo 44º al 54º. II.- Solicitud de Mensura ( días) Artículo 59º Dentro del plazo que medie entre los doscientos y los doscientos veinte días, contado desde la fecha de la presentación de la manifestación al juzgado, el manifestante o cualquiera de ellos, cuando fueren varios, deberá solicitar, en el mismo expediente, la mensura de su pertenencia o pertenencias. La solicitud deberá, además, indicar las coordenadas U.T.M. de cada uno de los vértices del perímetro de la cara superior de la pertenencia o grupo de pertenencias, relacionado uno de ellos, en rumbo y distancia, con el punto de interés señalado en la manifestación. Deberá, asimismo, designar al ingeniero o perito que practicará la mensura, e 17

18 Artículo 44º La manifestación deberá señalar: 1º El nombre, la nacionalidad y el domicilio del manifestante y en su caso, también los de la persona que haga la manifestación en nombre de otra. Si se trata de personas naturales se indicará además su profesión u oficio y estado civil; 2º La ubicación del punto de interés para el manifestante, descrita en la forma dispuesta en el artículo siguiente; 3º El número de pertenencias que se solicita y el nombre que se da a cada una de ellas; 4º La superficie, expresada en hectáreas, que se desea comprenda la cara superior de cada pertenencia. La superficie total del grupo de pertenencias solicitadas en una manifestación no podrá exceder de mil hectáreas, y 5º En su caso, la circunstancia de hacerse en uso del derecho que otorga una concesión de exploración. Artículo 45º La ubicación del punto de interés de la manifestación deberá describirse indicando la provincia en que está ubicado y sus coordenadas geográficas o las U.T.M. con precisión de segundo o diez metros respectivamente. Con todo, cuando la superficie total del grupo de pertenencias solicitadas en la manifestación no exceda de cien hectáreas, la ubicación del punto de interés podrá describirse indicando sus señales más precisas y características, el nombre del predio o del asiento mineral en que se encuentra y el de la provincia en que está situado. Artículo 46º El terreno pedido o el manifestado es el comprendido dentro de un cuadrado trazado imaginariamente en el plano horizontal, cuyas diagonales se cortan en el punto medio o en el punto de interés, en su caso, y cuyo perímetro encierra exactamente la superficie pedida o la manifestada, en su totalidad. Dos de los lados de este cuadrado tiene orientación UTM norte sur. Sin embargo, el peticionario o el manifestante podrá optar porque el terreno pedido o el manifestado sea el comprendido en un rectángulo, trazado imaginariamente en el plano horizontal, cuyas diagonales se corten en el UNIVERSIDAD BERNARDO 18 O HIGGINS indicar el largo y ancho de la pertenencia o de cada una de ellas, el nombre de las pertenencias conocidas que existan en la vecindad y, en lo posible, el nombre de sus dueños. Se acompañará a la solicitud: 1º Comprobante de haberse pagado la tasa de manifestación; 2º Comprobante de haberse pagado la patente proporcional establecida en el artículo 144; 3º Copia autorizada de la inscripción de la manifestación; 4º ejemplar del Boletín Oficial de Minería en que se haya publicado esa inscripción, y 5º Plano en el que se señalen la configuración de la pertenencia o grupo de pertenencias, las coordenadas de cada uno de los vértices del perímetro y la relación, en rumbo y distancia, del mismo vértice ligado en la solicitud- con el punto de interés indicado en la manifestación. El secretario deberá otorgar recibo de este escrito, si el interesado lo pide. Artículo 60º El juez examinará la solicitud de mensura y los antecedentes acompañados y, encontrando ambos conforme, mandará publicarla. En la misma resolución dejará testimonio de la fecha en que se haya presentado o se tenga por presentada la manifestación. Si de ese examen aparece que ha dejado de cumplirse cualquiera de los requisitos cuya omisión o retardo acarrea la caducidad de los derechos emanados de la manifestación, el juez desechará de plano la solicitud y ordenará se cancele la inscripción de aquélla, oficiando al efecto. Si notare, en cambio, omisiones o defectos susceptibles de ser subsanados, el juez los señalará determinadamente y ordenará que se corrijan dentro del plazo de ocho días, contado desde la fecha del decreto que lo disponga. Corregidos oportunamente, procederá conforme al inciso primero; en caso contrario, procederá conforme al inciso segundo. Para efectuar la publicación, el secretario dará copia autorizada de la solicitud y de la resolución que dispone publicarla. En el caso del inciso anterior, la copia incluirá, además, el decreto que ordena subsanar las omisiones o defectos y la presentación en que se haya cumplido con lo ordenado. 18